Nutrición

Las leches vegetales no son leche

leches-destacada

En los últimos tiempos la cantidad de personas que se han adherido a una tendencia alimentaria vegetariana o vegana ha ido en aumento, y esto por diversas razones, por conciencia animal, cuidado del medio ambiente (las dietas basadas en productos vegetales utilizan menos recursos naturales), o por salud.

Y está bien, cada uno de nosotros es libre de elegir la tendencia alimentaria que más le acomode o que más le sea significativo, lo importante es no olvidar que todo tipo de alimentación que excluya un grupo importante de alimentos tiene que ser adaptada y planificada adecuadamente para evitar carencias de algún nutriente que pudiese alterar el crecimiento y desarrollo (como es el caso de los niños) o provocar algún problema a la salud.

Una alimentación vegetariana se define como aquella que elimina los productos de origen animal, ya sea carnes rojas, aves, pescados, además de leche, huevos y todos los productos que los contengan. Prefiriendo legumbres, granos, frutas, verduras, frutos secos y semillas.

Dentro de este marco derivan algunos “subgrupos”, como los vegetarianos ovolácteos, que incluyen lácteos y huevo en su alimentación y los veganos, que no incluyen ningún tipo de producto de origen animal, ni otros derivados de los animales como la miel. Hay otras variantes de tendencias alimentarias como los crudiveganos y otros que revisaremos mas en detalle en otra columna.

Se ha descrito que una alimentación vegetariana o vegana puede ser saludable y suficiente SIEMPRE Y CUANDO SE PLANIFIQUE ADECUADAMENTE Y CUENTE CON LA SUPLEMENTACIÓN CORRESPONDIENTE de aquellos micronutrientes que no son cubiertos por los alimentos que forman parte de este estilo de alimentación, tal como vitamina B12, Zinc y DHA en el caso de los vegetarianos ovolácteos, y además, Calcio y vitamina D en el caso de los veganos.

Y es debido al alza de personas que han decidido seguir este tipo de alimentación, que también han surgido una serie de alimentos y productos que se ofrecen como alternativas de reemplazo nutricional o gastronómico. En este contexto es que han aparecido las mal llamadas “leches vegetales” , como por ejemplo la leche de soya, leche de arroz, almendras u otras. Al referirme a estos productos como “mal llamadas leches vegetales” no me refiero a que no sean un producto sano, absolutamente todo lo contrario, SON un producto sano que aporta algunos nutrientes y compuestos saludables, pero no nos confundamos: No son leches, y no podemos creer que su consumo sustituirá los nutrientes que aporta la leche animal, sobre todo en etapas claves de la vida, como el embarazo y niños lactantes.

¿Porqué? La leche de vaca y sus derivados contienen una buena cantidad de proteínas de alto valor biológico, calcio y vitamina D. Lo que no está presente ni en cantidad, ni en biodisponibilidad en las bebidas de origen vegetal.

*Al referirme al término “biodisponibilidad” ME REFIERO A LA CANTIDAD DE NUTRIENTE QUE REALMENTE ABSORBE Y UTILIZA EL CUERPO. Los alimentos de origen vegetal contienen fitatos, que obstaculiza y disminuye la absorción de calcio., por ejemplo.

Por lo tanto, ambos productos son distintos y no comparables ni sustituibles entre si.

El calcio, proteínas y vitamina D que dejas de consumir al dejar los productos lácteos de origen animal, NO los obtendrás a partir de las bebidas de origen vegetal. Existen otras estrategias para ello, tal como algunas suplementaciones, alimentos fortificados, frutos secos y algunos vegetales.

Si estás pensando en cambiar tu estilo de alimentación y pretendes iniciarte en el vegetarianismo,: HAZLO! pero de manera RESPONSABLE Y SIGUE ESTAS 3 RECOMENDACIONES:

  • Asesórate y contrólate con un profesional nutricionista experto en el tema
  • Planifica bien tu alimentación
  • Consume los suplementos (o alimentos fortificados) correspondientes.

 

You Might Also Like